Como recibir un halago.

Muchas veces, cuando alguien les hace un halago -por ejemplo cuando les dicen: “Qué bonita se mira hoy.”- lo primero que hacen es desviar la atención de sí mismas respondiendo algo como:

  • “¿Con esta blusa vieja? Pero si llevo años de tenerla.”
  • “El vestido me salió muy barato, lo compré en rebaja.”
  • “¿De verdad te gusta? La verdad ni pensé en lo que me estaba poniendo.”

Cuando alguien quiere quedar bien con nosotras haciéndonos un halago, no hacemos más que quedar muy mal contestando algo como los ejemplos que escribí arriba. A esta persona le agradó la forma en que lucíamos, tal vez se sintió inspirada en la forma en que hicimos el conjunto que teníamos puesto y quiere agradecernos de esa manera por abrirle los ojos a nuevas opciones que podrá implementar en su propia imagen. Lo mejor que podemos hacer es simplemente agradecer el halago.

Cuando uno aprende sobre sus proporciones, de su tipo de cuerpo, los colores que más le lucen, en fin de todo lo que nos hace lucir bien, logra tomar decisiones con respecto a su imagen personal mucho más acertadas que las que tomaba antes. Desde ese momento en adelante, la gente se fijará en uno solo por las razones correctas.

A pesar de una mejora en nuestra imagen, uno sigue teniendo inseguridades como todos los demás. Todos tenemos algo que no nos gusta de nosotros mismos y que sentimos que son imperfecciones. Conociendo y aceptando nuestro cuerpo tal y como es y sabiendo qué es lo que nos luce, lograremos vestir de una manera apropiada y todo nos lucirá mil veces mejor. Parecerá que gastamos una fortuna cuando en realidad no lo hicimos.

Por eso les recomiendo a mis clientes que cuando empiecen a recibir todos esos halagos, que estoy segura que recibirán, utilicen la respuesta más simple y elegante que existe al recibir un halago: “¡Gracias!”. Al agradecer, demostraremos a la persona que su comentario fue de nuestro total agrado.

Si después de mejorar su imagen alguien le pregunta que es lo que esta haciendo diferente, puede contestar la verdad diciendo que aprendió de su asesora de imagen cómo vestirse correctamente para su tipo de cuerpo y su personalidad o simplemente mantener el secreto. Eso depende totalmente de usted.

Recuerde, la próxima vez que alguien le haga un comentario sobre lo bien que se mira, simplemente acepte el halago y absténgase de tratar de desviar la atención por vergüenza. Cuando vea a una amiga o familiar y le guste la forma en que luce, no dude en decírselo ya que aprenderá a recibir con más facilidad los halagos si usted los hace también. Aunque a veces nos avergoncemos, a todos nos encanta escuchar que nos vemos bien y un halago es como dar un regalo que nunca pasa de moda.Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s